Magia en los negocios, por el momento no hay -o no la conocemos-. No hay ningún flujo de azar conocido y aceptado generalmente que asegure el éxito absoluto de una organización en cualquiera de sus ámbitos, partidas o departamentos. Sí hay, y esto está probado, ciertos elementos racionales y reflejados en la historia de diferentes organizaciones, que permiten sentar bases de actuación en otros casos similares, o incluso, extrapolarlos en función del contexto que sea necesario. Dentro de todos los aspectos de estudio posibles, hoy escogemos la gestión contable.

Este apartado empresarial es de suma importancia en las cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, sector o localización, ya que permite llevar un control y un registro de las operaciones financieras que se realizan dentro de la empresa, trascendiendo del mero registro de las facturas, nóminas y otros documentos. La gestión contable es un modelo básico que se complementa con un sistema de información que ofrezca control, compatibilidad y flexibilidad, acompañado con una correcta relación de beneficio y coste.

Proceso de mejora continua

La gestión contable habitualmente se lleva a cabo en tres etapas:

1. Registrar las actividades económicas de la compañía, en donde se llevan a cabo registros de las actividades comerciales de la empresa.
2. Clasificar en diferentes categorías la información, en donde se procede a la agrupación de las transacciones que reciben dinero y las que lo emiten.
3. Resumir la información para emplearla de forma óptima por parte de las personas que se encargan de la toma de decisiones dentro de la compañía.

Estas tres etapas descritas brevemente se utilizan como medios para la creación de la información. Esta información permitirá guiar de forma coherente la gestión contable de la organización ya que hay una gran cantidad de información como si de una se tratase y en donde se precisa de estas etapas para poder ordenar y extraer la información más útil y de más valor para la empresa. De ahí el poder del gestor contable.

Repercusión en toda la empresa

La gestión contable también involucra a la comunicación entre distintos sectores de la compañía y a su correcta interpretación, para ser utilizada como otra herramienta que ayude a la toma de decisiones. Los gerentes de área de la compañía y los usuarios externos a la empresa deben contar con toda la información para la óptima gestión contable. Con todo ello se conseguirá:

– Tener una predicción real del flujo de efectivo.
– Ayudará a la hora de tomar decisiones asociadas con inversiones y créditos.
– Servirá de apoyo a la administración en las etapas de planificación, organización y dirección de la compañía.
– Servir de base para determinar el precio de los servicios y productos que comercializa la compañía.
– Controlar las operaciones financieras que realiza la empresa.
– Ayudar en la evaluación y revaluación de los beneficios.
– Contribuir en el impacto social de la organización en el entorno donde desarrolle su actividad.

Por tanto, la gestión contable es un gran y útil mecanismo de control de los movimientos financieros y comerciales de las empresas, y permite incrementar la productividad y aprovechar de forma más eficaz los recursos de la empresa. Disponer de un modelo plenamente excelente en la práctica del management empresarial, pasa, sin lugar a dudas, por una gestión contable eficiente, concisa y eficazmente gestionada. 

En VERUM contamos con un servicio de gestión contable adaptado a las necesidades de cada compañía, si quieres saber cómo podemos ayudarte haz clic aquí o concertando una cita en nuestro despacho a través de info@verumasesores.com 

Isak y Jonathan Andic (MANGO) en 2015 – ABC