Hoy vamos a hablaros sobre los tipos de intermediarios financieros de capital riesgo, y es que según LEY 25/2005, de 24 de noviembre, que regula en España las entidades de capital riesgo y sus sociedades gestoras, las entidades de capital riesgo son entidades financieras que tienen por objetivo principal tomar participaciones temporales en el capital de compañías no inmobiliarias y no financieras, y que en el momento de la toma de participación, no coticen en el primer mercado de Bolsas de Valores o en cualquier otro mercado regulado equivalente de la Unión Europea o del resto de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Según este criterio podemos encontrar los siguientes intermediarios financieros de capital riesgo:

Sociedades de capital riesgo

Las sociedades de capital riesgo son sociedades anónimas que se encargan de la toma de participaciones temporales en el capital de compañías no financieras en donde sus valores no coticen en el primer mercado de las Bolsas de Valores. Las sociedades de capital riesgo facilitan préstamos participativos y realizan actividades de asesoramiento. El capital social suscrito es mínimo de 1,2 millones de euros, y se tiene que desembolsar por lo menos el 50% en el momento de su constitución, en una o varias veces, dentro del plazo de tres años desde la constitución de la sociedad.

El desembolso del capital social mínimo se realiza en efectivo, en activos aceptados para la inversión de las entidades de capital riesgo o en bienes que integren su inmovilizado, estos últimos no pueden superar el 20% de su capital social. Los desembolsos adicionales al capital social mínimo o sus futuras ampliaciones podrán realizarse tanto en inmovilizado como en activos financieros aptos para la inversión.

Fondos de capital riesgo

Los fondos de capital riesgo son patrimonios que están administrados por una sociedad gestora. Esta sociedad gestora debe tener el mismo objeto principal que las sociedades de capital riesgo, correspondiendo a la sociedad gestora la realización de las actividades de asesoramiento previstas. El patrimonio inicial es de 1,6 millones de euros y es necesario realizar la aportación en efectivo para la constitución inicial y posterior del patrimonio. El patrimonio se divide en participaciones nominativas de iguales características, estas participaciones nominativas tendrán la consideración de valores negociables mediante títulos o anotaciones en cuenta. La administración y dirección se regirá por lo dispuesto en el Reglamento de Gestión de cada Fondo, recayendo en una sociedad gestora de Entidades de Capital Riesgo o de Instituciones de Inversión Colectiva.

Sociedades gestoras de entidades de capital riesgo

Las sociedades gestoras de entidades de capital riesgo son sociedades anónimas que se encargan de la administración y gestión de Fondos y/o sociedades de Capital Riesgo. También pueden realizar labores de asesoramiento a las empresas con las que mantengan vinculación. Asimismo pueden gestionar Fondos de Capital-Riesgo y activos de Sociedades de Capital Riesgo. El capital social mínimo inicial de las sociedades gestoras de entidades de capital riesgo es de cerca de trescientos mil euros que deben ser desembolsado íntegramente. Las acciones representativas del capital social podrán ser mediante anotaciones en cuenta o mediante títulos nominativos.

Las inversiones de capital riesgo son operaciones complejas que requieres de un buen asesoramiento para llevarlas a cabo. Verum Management realiza inversiones de capital riesgo para empresas en situaciones especiales y complejas. Si este es tu caso y quieres saber más sobre este servicio, escríbenos. Estaremos encantados de atenderte: info@verumasesores.com

Unsplash