El pasado 1 de julio entró en vigor la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se reforma el Código Penal que, entre otros cambios, delimita en mayor detalle la responsabilidad penal de las personas jurídicas que son sujetos inmediatos del Derecho Penal. Es decir:

LAS EMPRESAS, PUEDEN SER RESPONSABLES PENALMENTE DE LOS DELITOS COMETIDOS POR SUS REPRESENTANTES O EMPLEADOS, CON SANCIONES QUE PUEDEN IR DESDE MULTAS PECUNIARIAS, O SUSPENSIÓN DE ACTIVIDADES, LA CLAUSURA DE LOCALES Y LA INTERVENCIÓN JUDICIAL, HASTA LA PROPIA LA DISOLUCIÓN DE LA PERSONA JURÍDICA.

Los escenarios que se pueden dar en la práctica son múltiples: delitos de descubrimiento y revelación de secretos, estafas, delitos informáticos, delitos de blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, delitos contra la ordenación del territorio y el urbanismo, delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, etc.

En este nuevo contexto normativo disponer de los llamados: “Planes de prevención y detección de delitos”, tal y como determina la legislación vigente, se presenta como una circunstancia eximente de la responsabilidad penal de la empresa. Esto es, se podrá evitar la condena de la empresa, si se acredita la existencia de los mecanismos de supervisión y control pertinentes.

Se hace fundamental, y más en el actual contexto de riesgos en los que se pueden ver inmersas las empresas (problemas con trabajadores, disputas entre socios, riesgos de producto, etc.), que cada empresa realice un correcto análisis de riesgo y disponga de su “Plan de prevención y detección de delitos” formalizado con un Manual con el alcance que determina la Legislación vigente para evitar fuertes sanciones económicas, suspensión de actividades o la propia disolución de la compañía.

VERUM MANAGEMENT dispone de un equipo multidisciplinar que se ha formado en esta nueva necesidad y que ofrece servicios para el desarrollo e implementación de estos Planes, como medida eficaz para la exoneración de esta responsabilidad penal.

Nuestro equipo se desplazará a su empresa, realizando un diagnóstico “in situ” los distintos procesos y agentes que actúan en ellos, que permite detectar los delitos que se pueden cometer en el desarrollo de su actividad y elaborando, en base a todo ello, un Manual a su medida que cumplirá con lo exigido por la Ley.

No dude en contactar con nosotros para mantener una reunión en la que le informaremos detalladamente de esta nueva obligación y cómo podemos ayudarle a cumplir con ella. La capacidad profesional de nuestro equipo, su implicación por el cliente, la formación especializada en este campo y la experiencia adquirida en la implantación de estos Planes desde que entró en vigor la Ley, son la mejor garantía para evitar a su empresa esta nueva responsabilidad penal.