“Grandes descubrimientos y mejoras implican invariablemente
la cooperación de muchas mentes”. Graham Bell. 

Dentro de la cooperación internacional, existen también aspectos relativos al ámbito fiscal que acercan, facilitan y promueven el flujo de inversión global en el que hoy nos movemos. Uno de los aspectos más destacados en el tránsito de capital internacional son los convenios de doble imposición, reglas que establecen los países y que determinan cómo declarar los beneficios obtenidos en función de su origen.

Como apuntábamos, se promueve así la inversión extranjera y además, se evita el doble gravamen que se produce cuando un mismo hecho imponible que afecta a una misma persona, evitando ser gravada en dos países diferentes en el mismo ejercicio fiscal. De este modo, se regula la fiscalidad de los rendimientos obtenidos.

Los sistemas tributarios actuales no pueden entenderse ni explicarse adecuadamente sin considerar los efectos que sobre los mismos ejerce la red de convenios internacionales para evitar la doble imposición. Los más de 3000 convenios fiscales internacionales vigentes en la actualidad modulan, condicionan y determinan de forma decisiva el ejercicio de la potestad tributaria de sus Estados contratantes.

El funcionamiento de los convenios de doble imposición

Los Convenios de doble imposición son de distintas clases:

  • Convenios bilaterales para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal, que suelen afectar a los impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio, aunque cambien existen sobre rentas procedentes de la navegación marítima y aérea y sobre herencias.
  • Convenios bilaterales o multilaterales de los que España sea parte que afectan al ordenamiento jurídico tributario español.
  • Acuerdos suscritos con organismos internacionales que, aun tratando de materias distintas, contienen disposiciones que afectan al ámbito fiscal.

En la actualidad España tiene suscritos casi cien convenios de este tipo con otros tantos países con el objetivo de coordinar la fiscalidad de estos hechos.

Para corregir la doble imposición se puede utilizar un método de exención, por el que el Estado de residencia del perceptor de la renta renuncia a gravar las rentas obtenidas en otro Estado, o el método de imputación, por el que la renta percibida en un Estado es incluida en la base imponible del perceptor al objeto de su gravamen por el Estado de residencia.
En el segundo método se deducirá de la cuota obtenida el impuesto satisfecho en el Estado de origen (imputación total) o el impuesto que habría de satisfacer en el Estado de residencia si la renta se hubiera obtenido en el mismo (imputación parcial).

Los Convenios de doble imposición firmados por España son con Albania, Alemania, Arabia Saudí, Argelia, Argentina, Armenia, Australia, Austria, Barbados, Bélgica, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chequia, Chile, China, Chipre, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, Estados Unidos, Estonia, Filipinas, Finlandia, Francia, Georgia, Grecia, Holanda, Hungría, India, Indonesia, Irán, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Kazajstán, Kuwait, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia, Malasia, Malta, Marruecos, México, Moldavia, Nigeria, Noruega, Nueva Zelanda, Pakistán, Panamá, Polonia, Portugal, Reino Unido, Federación Rusa, República Dominicana, El Salvador, Rumanía, Senegal, Serbia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Estados de la antigua URSS (excepto Rusia), Trinidad y Tobago, Túnez, Turquía, Uruguay, Venezuela, Vietnam.

Una de nuestras áreas más características es la gestión fiscal. Desde Verum Management nos encargamos de todos los aspectos para optimizar la cuestión tributaria de pymes y grandes empresas. No dudes en ponerse en contacto con nosotros para tener más información sobre la doble imposición, además de como podemos ayudarte a tramitarla: info@verumasesores.com 

Mariano Rajoy (España) con Theresa May (Gran Bretaña).- El País.