«Cada vez que cometo un error me
parece descubrir una verdad que no conocía»
M. Maeterlinck.

La auditoría de estados financieros requiere de una planificación adecuada para alcanzar sus objetivos de la forma más eficiente posible. Al igual que cualquier otro proceso de auditoría, el foco reside en comprobar, y dado el caso, detectar, aquellos mecanismos correctos o incorrectos que forman parte de la realidad del negocio, tanto si figuran en los libros, como si no se reflejan de forma numérica. Es normal, pues, que el primer objetivo del auditor es planear la auditoría para que ésta se realice de manera efectiva.

El conceptos de riesgo en auditoría

En primer lugar queremos definir el concepto de riesgo, ya que nos ayudarán a entender un poco más la auditoría de estados financieros.

Riesgo: Un riesgo es una eventualidad que al materializarse, puede hacer que una compañía o un proceso no cumplan con sus objetivos.

Tanto las compañías como sus procesos deben tener definidos objetivos y unas estrategias para lograr su cumplimiento. Para el desarrollo de sus actividades las compañías deben apuntar a 4 objetivos:

  • Estratégicos: metas de alto nivel.
  • Operacionales: utilización eficaz y eficiente de los recursos de la organización.
  • Información financiera: preparación y utilización de estados financieros fiables.
  • Cumplimiento: todo lo que tiene que ver con cumplimiento de normas y leyes fiables.

Identificamos 3 tipos de riesgos que pueden hacer que una compañía no cumpla con sus objetivos:

  • Riesgos de negocio: se refiere a todos esos factores que pueden generar que la compañía no cumpla sus objetivos.
  • Riesgos de fraude: Factores que pueden generar que se presenten fraudes dentro de la organización.
  • Riesgos de procesos: se refieren a aquellos factores que puedan generar que los procesos de la compañía no cumplan con sus objetivos.

Función y oportunidad de la planificación

Para poder realizar una buena función y oportunidad de la planificación es necesario:

  • Enfocar el trabajo en las áreas importantes.
  • Resolver problemas potenciales de forma oportuna.
  • Organizar y administrar de forma apropiada, el trabajo de auditoría de modo que se desempeñe de manera efectiva y eficiente.
  • Asistir en la selección de los miembros del equipo del trabajo, así como de revisar su trabajo.
  • Asistir, cuando sea aplicable, en la coordinación de los especialistas para planear la auditoría.

Será esencial haber evaluado la continuidad de la relación con el cliente, evaluar el cumplimiento de los requisitos éticos y relevantes, y aceptar los términos del trabajo por parte del cliente.

Cómo realizar una auditoría efectiva 

Una planificación  de auditoría efectiva requiere tener muy en cuenta los aspectos internos y los aspectos externos. Hay que detectar riesgos significativos del negocio y sus implicaciones en los estados financieros, además de determinar las transacciones significativas que se registran en los estados financieros, detectando así riesgos de fraude y sus implicaciones en los estados financieros.

En VERUM, el entendimiento del negocio lo realizamos de arriba hacia abajo. Siempre que nos es posible -lo recomendamos- incluso realizamos un recorrido por las instalaciones físicas de alguno de nuestros clientes. Es importante analizar la información interna, es decir, estatutos, manuales de procedimientos, políticas, actas, reportes de la gerencia a la junta directiva, contratos relevantes, correspondencia con entidades de vigilancia y control, correspondencia con abogados, certificado de cámara de comercio, etc. También es muy importante analizar la información externa: revistas y diarios, portales de búsqueda en la web, bases de datos, etc. Todo cuenta, nunca mejor dicho.

Otro de los elementos con los que contamos en Verum y que creemos que puede ayudar a una auditoría de los estados financieros eficaz es contar con un equipo multidisciplinar que pueda abarcar diferentes ópticas dentro del proceso. Con esto, será más sencillo y enriquecedor el proceso de definición de las expectativas, y además ayudará a validar el entendimiento del negocio con la gerencia. Es importante tener perspectiva analítica y estar involucrado con el cliente todo el año.

Pexels