Hoy queremos explicaros por qué contar un asesor fiscal en tu PYME, y es que, actualmente, debido a al entorno competitivo que se produce en todas las organizaciones resulta preciso que éstas puedan desarrollar su actividad definiendo de forma óptima su contexto jurídico con el objetivo de realizar una planificación preventiva capaz de eliminar posibles contingencias que lastren, en forma de costes tributarios imprevistos, la marcha económica de las sociedades mercantiles.

El asesor fiscal ayuda a las empresas a gestionar de forma ordenada y garantizar la necesaria seguridad jurídica en el marco de la actividad de la empresa. El asesor fiscal debe definir la estructura organizativa que minimice, dentro de los propios límites establecidos en la ley, la carga tributaria a que la empresa deberá hacer frente.

Asimismo contar con un asesor fiscal te ayudará a minimizar las cargas fiscales en su función de costes productivos, con esto conseguirás optimizar dicha función, dentro del marco legal preestablecido para el sector de tu empresa, y te aportará una ventaja comparativa respecto a tu competencia.

Aspectos que abordar

  • Clarificación del marco jurídico-tributario en que la empresa desarrolla su función empresarial.
  • Plantear la estrategia que potencie las oportunidades fiscales establecidas por la ley, detectando las opciones de abaratamiento de la carga tributaria de las que pueda beneficiarse las organizaciones.
  • Detectar los posibles riesgos fiscales por los que la empresa pueda hallarse transitando y, del mismo modo, definir la estrategia empresarial que minimice los mismos.

Gracias al asesor fiscal, las PYMEs pueden desarrollar su actividad con suficientes niveles de seguridad lo que se traduce en una disminución de las posibles contingencias que pudieran surgir en relación al propio ejercicio de su actividad mercantil. En consecuencia esto provoca que disminuyan los costes empresariales y se genere un aumento de la eficiencia empresarial de la compañía.

En definitiva, contar con un asesor fiscal en tu PYME supone una inversión necesaria para adaptarse al actual mercado, y por tanto no debe verse como un gasto prescindible, sino como una de las inversiones más rentables que pueden realizarse. Un asesor fiscal no es un mero gestor fiscal, que cumplimente modelos de impuestos en cada declaración, sino una parte muy importante de la estrategia de la empresa que, conociendo profundamente la historia de la misma y sus planes de futuro, sabe orientarla en lo que toca al cada vez más complicado marco fiscal nacional y también internacional.

Respuestas a preguntas de ¿cómo repatriar dividendos de sociedades filiales en el extranjero?; ¿qué implicaciones fiscales tiene el pago de retribuciones a personal expatriado?; ¿qué ventajas e inconvenientes a nivel fiscal tiene invertir en determinados países para decidir dónde internacionalizarse?; ¿cómo actuar ante una inspección fiscal? etc., sólo pueden ser respondidas por un asesor fiscal.

Cada vez son más las PYMEs que integran al asesor fiscal como un elemento esencial de la propia organización empresarial. Desde Verum Management ayudamos a las empresas en su asesoramiento fiscal, si quieres saber más sobre nuestros servicios, haz clic aquí.

Ryan Wong, Unsplash.com