El Identificador de Entidad Jurídica es también conocido por el acrónimo LEI, que proviene de su nombre en inglés Legal Entity Identifier. Se trata de un código único y global compuesto por veinte caracteres de números y letras, basado en el estándar ISO 17442, y que tiene como objetivo la identificación de las entidades legales de un contrato financiero. En este sentido, se emplea para reconocer legalmente a las personas jurídicas que son parte integrante de las transacciones financieras.

¿Y por qué escribimos hoy del Código LEI? Porque a partir del 3 de enero de 2018, en caso de no disponer de este código, los intermediarios financieros no podrán seguir realizando las operaciones solicitadas para la empresa. Es decir, tanto si tu empresa opera asiduamente, como si lo hace ocasionalmente, en el mercado financiero (compra o vende acciones en bolsa; suscribe o reembolsa fondos de inversión o planes de pensiones, etc.) necesitará el código LEI a partir de enero de 2018. Si no lo tiene, no podrá cursar órdenes para comprar nuevos activos financieros, ¡o para vender los que ya tenga!

 

1. Funciones del Código LEI

El G20 impulsó el lanzamiento del Código LEI para dotar a los mercados financieros de mayor transparencia. Es por ello que ofrece una visión específica de los riesgos asumidos por cada participante en una transacción. Las funciones del Código LEI podemos resumirlas en estos tres aspectos:

  • Identificación de las partes contratantes en las transacciones financieras a nivel mundial.
  • Facilitar a las administraciones reguladoras los posibles riesgos sistémicos.
  • Mejorar la gestión de los riesgos financieros.

 

2. ¿Qué o quién es susceptible de disponer de un Código LEI?

Diferentes normas a nivel europeo exigen la obtención del Código LEI para poder ser partícipe en los mercados financieros. Todas las empresas participantes en el comercio de derivados necesitan disponer de un Código LEI. Los primeros destinatarios son las entidades financieras:

  • Bancos y compañías financieras.
  • Entidades que emiten acciones, deuda o valores para otras estructuras.
  • Organizaciones cotizantes en bolsa.
  • Entidades que comercien acciones o deuda.
  • Medios de inversión (se incluyen fondos de inversión y pensiones).
  • Entidades participantes bajo la supervisión de un regulador financiero.
  • Entidades de contrapartida para transacciones financieras.

 

3. ¿Quién se encarga del Código LEI en España?

Como hemos comentado anteriormente, el Código LEI es un código único y de alcance mundial. En nuestro país, los identificadores son emitidos y gestionados por el Registro Mercantil. Además, el Colegio de Registradores de España se encarga de garantizar el funcionamiento del sistema y del cumplimiento de los estándares técnicos y de calidad.

A nivel global, el sistema del Código LEI se estructura en tres niveles:

  1. El ROC (Regulatory Oversight Committee) es el responsable último del Código LEI. Es la entidad encargada de la supervisión del sistema y cuenta con más de 50 reguladores financieros en todo el mundo. Desde la creación de este sistema, España es miembro del ROC a través del Banco de España.
  2. GLEIF (Global Legal Entity Identifier Foundation). Se trata de una fundación sin ánimo de lucro que se encarga de gestionar el sistema (con la supervisión del ROC).
  3. El último nivel del sistema son los LOU (Local Operating Units). El Colegio de Registradores de España actúa como un Local Opertaing Unit (LOU), que tienen la función de implantar el LEI a nivel local y proporcionárselo a las entidades que así lo soliciten.

 

4. ¿Cómo puedo conseguir el Código LEI?

La obtención del Código LEI no es inmediata. Este proceso de calificación tendrá una duración máxima de quince días hábiles. Si bien, fuentes oficiales establecen que generalmente este plazo no suele exceder los cuatro días hábiles

  1. En primer lugar, se debe realizar formalizar la solicitud y el pago de las tasas (Justificante de Ingreso de Autoliquidación).
  2. Una vez formalizada la solicitud, esta se deberá presentar en el Registro Mercantil de tramitación.
  3. Etapa de verificación. El Registrado debe verificar los datos expuestos por el solicitante, previa consulta en las diferentes fuentes públicas que dispongan de dicha información. En este proceso también se revisa que el solicitante no disponga ya de un Código LEI activo, o que la solicitud entre en conflicto con otras anteriores.
  4. Al finalizar este proceso, la entidad solicitante recibirá vía correo electrónico el certificado LEI. Desde ese momento, el Código LEI estará activo.

 

5. ¿El Código LEI es para siempre?

El Código LEI tiene la validez de un año desde la fecha de emisión del mismo, o desde la fecha de la última renovación.

En el caso de no renovación del Código LEI antes de que transcurra dicho periodo de un año, el código LEI pasará al estado “Caducado”.

El Código LEI se puede renovar de forma similar a la obtención del  Código. En este sentido, se realizará la renovación vía telemática, presentando dicha solicitud y las tasas de las mismas en el Registro Mercantil.

Puedes descargar el resumen sobre el Código LEI AQUÍ.

 


 

Si quieres más información, contacta en info@verumasesores.com y descubre cómo podemos ayudarte. En VERUM somos especialistas en la tramitación del código LEI para nuestros clientes. No dejes para el último momento el cumplimiento de este requisito.